Calidad de la luz

La primera vez que escuché el término calidad de luz me hice una idea totalmente errónea de lo que esto significaba. En la mayoría de las situaciones de la vida cotidiana asociamos el término calidad a los adjetivos bueno o malo, pero quizás eso no sea lo más correcto al hablar de la iluminación. Cuando hablamos de calidad de luz no hablamos de luz buena o luz mala, si no de luz dura o luz suave.

Dirección de la Luz

Siguiendo con la serie de artículos relacionados con la iluminación hoy nos centraremos en la dirección de la luz. Esta propiedad es realmente importante en el arte de la fotografía, pues afectará a nuestra percepción de las texturas y los volúmenes, ocultará detalles bajo sombras, modificará la intensidad de los colores, etc., influyendo directa y notablemente en nuestras tomas.

Temperatura de Color

La temperatura de color es un factor que afecta a todas y cada una de nuestras fotografías. Cómo vimos en el artículo anterior «Iluminación y Fotografía. Introducción«, la temperatura de color es una propiedad intrínseca de la luz, y como tal debemos comprenderla para sacar lo mejor de ella.

Iluminación y Fotografía. Introducción

De entre todas las variables que manejamos a la hora de tomar una fotografía, quizás la más importante sea la iluminación. Una iluminación adecuada puede hacer que una escena insulsa gane interés. En cambio, una mala iluminación puede arruinarnos la mejor de las fotos.

Según la Real Academia Española de la lengua, la iluminación es el conjunto de luces que hay en un lugar para iluminarlo o decorarlo, y yo no hubiera podido definirlo mejor. Por lo tanto, si hablamos de iluminación, tenemos que hablar inevitablemente de luz.